“Yo soy la jefa del grupo” afirmó una joven de 16 años, estudiante de un liceo ubicado en el municipio Sucre,  quien relató a las autoridades que ella junto a un grupo de compañeras se dedicaban a la prostitución en las afueras del recinto educativo.

La estudiante fue detenida junto a un cliente, luego de que este levantara sospechas al merodear por las adyacencias de la institución, cuando efectivos de seguridad se acercaron al lugar, el individuo se encontraba junto a otra liceísta dentro de su vehículo, lo que alertó a las autoridades.

Al ser abordado por la policía, el hombre de 30 años dijo que era hermano de la menor, sin embargo esta desmintió la información y afirmó que él junto a la joven que dirige el grupo de prostitución, la montaron en el carro a la fuerza y  pretendían suministrarle licor para que accediera a tener relaciones sexuales con el individuo.


Durante el interrogatorio, la estudiante que lidera al grupo explicó que ella se encarga de buscar a las estudiantes y presentárselas a los clientes, el costo del “servicio” oscila entre 150 y 200 mil bolívares.