Página principal
30 junio 2018 ( 57 vistas )
Anuncios

Lo que no se habla; El acoso que sufren las periodistas deportivas en el mundial de Rusia.

En las últimas dos semanas, dos mujeres fueron acosadas mientras hacían móviles en el Mundial Rusia 2018

CHRISTINA CARON – LA NACIÓN | GDA | ARGENTINA

Para las mujeres que trabajan como periodistas deportivas, #MeToo no es solo un movimiento, sino que a veces es su realidad cotidiana. En las últimas dos semanas, dos mujeres fueron acosadas mientras hacían móviles en el Mundial Rusia 2018 y los episodios fueron capturados en videos que se viralizaron de inmediato.

El domingo, en Ekaterimburgo, un hombre intentó besar en la mejilla a Julia Guimarães, movilera de TV Globo y SporTV de Brasil, mientras hablaba en vivo a cámara. En el video, se ve a Guimarães esquivando los labios fruncidos del hombre.

-“¡No hagas eso!” le dijo al hombre. “Nunca más vuelvas a hacer eso, ¿OK?”

-“Nunca le hagas eso a una mujer”, le dijo Guimarães. “¡Respeto!”

La segunda mujer, Julieth González Therán, que trabaja para el servicio en español del canal alemán Deutsche Welle, fue abordada por un hombre mientras transmitía en vivo desde Moscú.

En el video del episodio, publicado online por Deutsche Welle, se ve a González Therán hablando frente a cámara, cuando un hombre le coloca una mano sobre un pecho y la besa en la mejilla. Durante el episodio, González Therán siguió transmitiendo como si nada hubiese ocurrido. Después se refirió al tema en Twitter. “El violento acto de un hincha es triste”, escribió, “pero lo que es peor es la reacción de aquellos que no lo ven como un acoso”.

Deutsche Welle también condenó las acciones del hombre con un tuit: “El acoso sexual está mal y tiene que terminar. En el fútbol y en todas partes”.

 

En un contexto de mayor toma de conciencia sobre el acoso y las agresiones sexuales en todas sus formas, estos episodios ilustran cómo las mujeres se ven forzadas no solo a defenderse mientras trabajan, sino también a explicar qué tipos de comportamiento consideran inaceptables.

Las mujeres que trabajan en el periodismo deportivo son víctimas de un “abuso horrible”, dijo el martes Suzanne Franks, directora del departamento de periodismo de la Universidad de la City de Londres.

Ese abuso puede tomar varias formas: tuits furibundos, confrontaciones verbales, manoseos. Uno de los ejemplos más indignantes fue el de la periodista deportiva Erin Andrews, que en 2008 fue grabada desnuda en secreto por un acosador en la habitación de un hotel. Andrews recibió una indemnización de 55 millones de dólares, un caso que puso en primer plano el descontrolado acoso que sufren las mujeres en su ámbito laboral.

Hace años que Franks investiga las barreras con las que se topan las mujeres en el periodismo deportivo, tanto al intentar ingresar en ese campo laboral como mientras se desempeñan en él.

“En el área de deportes todavía existe mucha presión sexista”, señala. “No se ha tomado conciencia de los avances que han hecho las mujeres durante los últimos años.”

El hombre que acosó a González Therán finalmente se presentó para pedir disculpas, y dijo que sus acciones se debieron a una apuesta que hizo con un amigo de que “yo podía besar en la mejilla a una movilera que estuviera transmitiendo en vivo”, y dijo que al hacerlo tocó accidentalmente con su mano izquierda el pecho de González Therán.

“Actué irresponsablemente y no pensé que podría causarle shock y desconcierto”, le dijo vía Skype en una conversación entre ambos que fue publicada online. “Sé que su trabajo es muy difícil y espero que nunca más tenga que sufrir un incidente similar en su carrera.” Deutsche Welle no publicó el nombre del hombre. González Therán aceptó sus disculpas. “Me niego a ser una víctima”, le dijo ella. “Solo quiero seguir trabajando, haciendo móviles de fútbol, sobre la alegría y las emociones de este gran evento deportivo”.

La FIFA y el Comité Organizador Local del Mundial de Rusia no respondieron inmediatamente al pedido de emitir comentarios, ni tampoco lo hicieron las dos periodistas.

Elizabeth Willis Frogge, profesora asociada de prensa oral en la Escuela de Periodismo de Missouri y cofundadora de la división estudiantil para la Asociación para las Mujeres en los Medios Deportivos, asistió hace poco a la convención anual de la asociación, donde el acoso sexual fue el tema de un panel de discusión. “Las cosas están cambiando gradualmente, pero todavía queda mucho trabajo por hacer”, dijo.

Los estudiantes de periodismo oral de Missouri transmiten en vivo para KOMU, la filial de la NBC propiedad de la universidad en Columbia, Missouri, y cubren eventos universitarios como profesionales. “Lo que les digo a las estudiantes es que minimicen el daño potencial”, dice Frogge. “Muchas veces las movileras salen a transmitir en vivo solas. Pero si están en un lugar en el que no se sienten cómodas, sin duda es preferible que vayan con una segunda persona, para vigilar mejor”.

Además, según Frogge, las periodistas deportivas mujeres son un blanco constante de las críticas, en parte porque existe el prejuicio de que las mujeres no saben tanto de deportes como los hombres. Frogge dice que es importante no ser demasiado sensible a las críticas.

 

Y no solo en el trabajo. El acoso online también está a la orden del día. En un video producido en 2016 por Just Not Sport que fue visto casi 4,5 millones de veces en YouTube, las periodistas Sarah Spain y Julie DiCaro compartieron varios de los tuits abusivos que les tocó recibir. En el video, unos hombres que nunca habían visto los comentarios los leyeron en voz alta a Spain y DiCaro. “Hay que pegarte con un disco de hockey sobre hielo en la cabeza y matarte”, decía uno de los tuits. “Ojalá que esta turra de Julie DiCaro sea la próxima víctima de Bill Cosby”, decía otro.

En esa ocasión, Spain dijo: “No es algo del tipo ´Sos una idiota y estoy enojado con vos por tu opinión‘. Es más bien: ‘Te odio porque estás en un espacio donde no quiero que estés. Vengo a ver deportes porque quiero alejarme de las mujeres. ¿Por qué no te sacás la ropa y me hacés de comer?’“.

Franks dice que las mujeres con las que habló que trabajan en deportes están determinadas a persistir porque aman los deportes, a pesar del hecho de que “todo lo que dicen las periodistas mujeres en cierta manera es criticado severamente y se las trata de una manera mucho más despectiva”.

Y Franks agrega que las periodistas deportivas quieren transmitirle esa perseverancia a la próxima generación: “Intentan darles el mensaje de que hay que seguir adelante y no bajar la guardia”.

Videos Recomendados

Anuncios

Videos recomendados

YURI GAGARIN, EL PRIMER COSMONAUTA. EL ARCO MINERO, SERÁ NOMBRADO COMO EL MAYOR DESASTRE ECOLOGICO DE LA REGIÓN ACTOR DANNY GLOVER VISITED THE DICTATOR NICOLAS MADURO MIREN COMO LAS RATAS DEL AL GNB SE ROBARON 200 CAJAS DE CERVEZA DE CAMIÓN DE EMPRESAS POLAR PARA REVENDERLAS