Página principal
07 junio 2018 ( 268 vistas )
Anuncios

MARXISMO CULTURAL EN EUROPA; LA RECETA PARA DESTRUIR UN CONTINENTE

El marxismo cultural es un movimiento del postmodernismo diseñado institucionalmente por la neomarxista Escuela de Frankfurt y fomentado por los tratados de Economía Política de orden neoliberal a nivel mundial, para desconcentrar a la sociedad de los temas cuya relevancia necesitan de tiempo, esfuerzo y energía. En las primeras estrategias marxistas, como el sistema económico oprime al hombre, la guerra es contra el capitalismo. Luego, como segundo ataque, se tenía que tomar en cuenta sus instituciones: la familia y el matrimonio, mediante el desmantelamiento de la cultura.

Resultado de imagen para marxismo cultural europa

Los que caen en la trampa han podido dedicar tiempo, esfuerzo y energía en promulgar leyes, hacer inmensas manifestaciones, publicar libros, modificar programas escolares y hacer un circo de la vida pública en temas que sólo habían afectado en la privada. La revolución social, sexual y cultural ha llegado para quedarse, todo en favor de destruir los valores occidentales como la religión católica, la familia, la identidad del género, el arte y la estética.

Imagen relacionada


La penetración de estas ideas es tan profunda que incluso sus teóricos oponentes asumen sin discusión postulados y supuestos que, de entrada, anclan el debate posterior a ciertos puntos y cierran vías de exploración intelectual. El marxismo hoy se parece a un tóxico inyectado en el torrente sanguíneo que, pese a sus consecuencias letales a medio plazo, sigue sin drenarse de un organismo al que poco a poco resta la vida. Pese a su fracaso a la hora de resolver los problemas del hombre actual y pese también a su capacidad para generar otros problemas nuevos, resulta que los excesos del liberalismo sirven como espantajo para presentar las soluciones marxistas como única alternativa.

Resultado de imagen para marxismo cultural europa


El resultado es que el fracaso liberal se intenta paliar con dosis crecientes de un marxismo más o menos soterrado. Así, la defensa de los excesos del capitalismo, recae sobre sindicatos "de clase". El fracaso generalizado de la incorporación capitalista de la mujer al mercado laboral, corresponde al feminismo parapolicial. Los "derechos" de las personas recaen así mismo en la exclusiva, cerrada y dogmática interpretación marxista de lo que deben ser las aspiraciones humanas: capacidad inapelable de decisión incluso sobre los mismos mecanismos establecidos por la naturaleza; aborto libre y gratuito, elección de sexo  discrecional, minimización de la importancia de vínculos étnicos, históricos, culturales, etc. A este respecto, la "teoría de género" se extiende más y más como el más firme intento teórico de manipular la naturaleza humana y ponerla a los pies del puro arbitrio del individuo "emancipado"




Sin embargo, todos los ensayos de sociedad marxista que hoy se conocen han constituido en lo económico un estrepitoso fracaso. Mientras prometían "derechos" y utopías por doquier, fracasaban en proporcionar, ya no solo el pan cotidiano, sino los rudimentos más básicos de una vida digna. Habiendo colapsado en lo que respecta a la organización social, el marxismo y sus secuelas han pervivido como aspiración utópica, como anhelo de algo que, se dice, si llega algún día resolverá todos los problemas existentes. No obstante, esa supuesta bondad está por demostrar y, más bien, para horror de todos los instalados en los beneficios de la ideología dominante, es muy fácil descubrir las conexiones entre las propuestas de esa ideología dominante y el caos social que genera el sufrimiento de millones.


Y es que hoy por hoy, el marxismo cultural y sus derivados, desprovistos de todo predicamento de eficacia positiva, no son otra cosa que el nihilismo social que el capitalismo necesita para desarticular los vínculos comunitarios de las sociedades establecidas. Marxismo cultural y capitalismo , además de compartir orígenes comunes, son hoy herramientas complementarias a la hora de someternos a todos. Los logros se defienden procurando que nadie pueda plantear tesis alternativas. A este respecto, el fantasma de supuestas amenazas, con frecuencia caricaturizadas, funciona a las mil maravillas, como en la extinta URSS funcionaban a efectos propagandísticos las supuestas atrocidades del capitalismo occidental. La mentira se defendía, entre otros medios, restringiendo la libertad de movimientos que podía llevar a establecer contrastes y paralelismos.


Un continente como Europa con tradiciones judeo-cristianas ha sido azotada por esta oleada de pensamientos progres, donde se veían modelos a seguir para paises en sub desarrollo, pero el peso del estado se agigantó , creando este éxito entre los políticos un enorme complejo de culpabilidad: ¿no deberíamos retribuir nuestro éxito al tercer mundo por el saqueo en épocas pasadas?


Definitavamente no es culpa de los países desarrollados el fracaso de los paises sub desarrollados.



Videos Recomendados

Anuncios

Videos recomendados

HIJOS DE RAMOS ALLUP SERÁN JUZGADOS EN USA POR TRATOS SUCIOS CON PDVSA NIÑO DISFRAZADO DE CHAVEZ DICE QUE NO IMPORTA COMER DE LA BASURA, HAY QUE DEFENDER A MADURO COLOMBIA: CAPTURAN A LÍDER GUERRILLERO DEL ELN, QUE COORDINABA LAS CAJAS CLAP EN PUEBLOS FRONTERIZOS ¡MADURO PICAO! LE DICE POBRE DIABLO A LORENZO MENDOZA Y EL PUEBLO RESPONDIÓ. JP*